Capitán Alba

CAPITÁN ALBA. TOLEDO

Detención del capitán Alba en Burujón.

Durante los calurosos días de julio de 1936, la mayoría de los 1.300 habitantes  de Burujón vivieron con expectación la evolución del conflicto bélico; hasta que sucedió  un hecho que trascendió a la opinión pública: la detención del capitán Luis Alba ocurrida en esta localidad, a primeras horas de la mañana del 26 de ese mismo mes.
Éste militar nacional había salido del Alcázar, siguiendo órdenes de Moscardó, camino del frente de batalla, dirección Extremadura, con el fin de entregar un mensaje en mano a Franco, pero fue descubierto en Burujón, a tan sólo 30 kilómetros del punto de partida. Aunque vestía disfrazado con mono de miliciano azul, pañuelo rojo y provisto de un falso carnet del Partido Comunista fue reconocido por un vecino, quien viajaba a Toledo con frecuencia para vender sus hortalizas. (1)

Los dirigentes más destacados del Comité de Burujón condujeron en coche al capitán Alba, desde esta población hasta el juzgado de Torrijos. A la llegada  a la sede judicial, rodeada de una multitud enfurecida, los burujoneros son recibidos por el concejal torrijeño Pedro Villanueva, que telefoneó al gobernador de Toledo. Éste ordenó la conducción del preso hasta la capital, pero el vehículo se detuvo pocos kilómetros antes de su llegada, en la Venta del Hoyo, tras sufrir un leve accidente de circulación. El vehículo había colisionado con otro camión de milicianos que venía de frente. Del coche volcado en la cuenta salieron a pie sus ocupantes; entre ellos el capitán Alba, que sería ejecutado momentos después por sus captores burujoneros, que desoyeron las peticiones del resto de llevar vivo a la capital al infortunado militar.

 

________________

 

(1) Archivo General e Histórico de Defensa, causa número 1289/1936. En este extenso sumario se relata con todo lujo de detalles las últimas horas del infortunado capitán Luís Alba Navas y las dudas que sus captores tenían sobre su identidad. Pero todas ellas se disiparon cuando el concejal de Torrijos, señor Villanueva, llamó al juzgado a todos los torrijeños que habían prestado servicios en la Escuela de Gimnasia de Toledo. Aunque horas antes, en Burujón, el vecino Marcial del Castillo Torres, que había servido a sus órdenes en la Escuela de Gimnasia de Toledo, ya había confirmado la identidad del militar.

 

 

Valora este artículo post
Juan Antonio Morales Gutiérrez
moralesgutierrez@telefonica.net

Guti para los amigos. Abogado en ejericio e investigador. Autor del libro: Una memoria sin rencor, ambientando en la Segunda República y posterior conflicto bélico

Sin comentarios

Escribir un comentario

Abrir WhatsApp
¡Hola! Soy Guti ¿te puedo ayudar?
Te atiendo por WhatsApp
¡Hola!
Soy Guti ¿te puedo ayudar en algo?